Blog

LA APLICACIÓN A MÁQUINA DE LOS MORTEROS AUTONIVELANTES

Escrito por Enrique el . Publicado en Consejos prácticos

La aplicación de morteros autonivelantes (ensacados) con máquinas de bombeo continuas es habitual y muy recomendable en superficies de más de 250m2, ya que proporcionan continuidad en el mezclado, rapidez en la puesta en obra y homogeneidad en las características del producto.

En este post me gustaría hablarte sobre dos situaciones que nos encontramos habitualmente en la obra, que son de vital importancia para el éxito de la aplicación, y darte unos sencillos “trucos” para poder evitarlas o solucionarlas.

Es común que en máquinas continuas, como por ejemplo la M-tec, el agua se coja a través de una manguera directamente de la calle, aparentemente es lo más rápido y sencillo, aunque en realidad, es un error y una fuente de problemas en el desarrollo de nuestro trabajo. El principal problema es que la presión y el caudal del agua de la calle no es siempre el mismo, y esto provoca que la tixotropía del producto también cambie. La manera de solucionar esto es utilizar siempre un bidón adaptado que llenaremos con agua de la calle y del que se abastecerá la máquina, haciéndolo de esta manera tenemos asegurada una presión y un caudal del agua constante.


Weber_morteros autonivelantes

El otro factor a tener en cuenta es que durante el inicio del bombeo y sobre todo con productos de una densidad superior a 1700kg/m3 es fácil que se produzcan segregaciones del producto, como consecuencia se puede producir un bloqueo de la manguera o que el producto se proyecte con inconsistencia y disperso, diferentes colores, baja resistencia, etc… Este problema viene provocado por la fricción del producto a su paso por la manguera y el resultado es la dispersión y segregación de áridos y ligantes.

La solución es relativamente sencilla, antes de proceder al bombeo realizamos una lechada de cemento (1 saco de cemento + agua) y mediante un embudo por la boca de la manguera lo introducimos, levantando la manguera para que entre por gravedad y acto seguido la unimos a la máquina, la lechada actúa como un lubricante perfecto que no nos va alterar el producto y nos facilitará ese primer bombeo.

En ningún caso podemos utilizar únicamente agua para realizar esta función ya que resecaría la manguera y en ningún caso se mejoran las prestaciones.

En próximas ediciones iremos tratando pequeñas mejoras durante la aplicación que sin duda nos ayudarán a realizar nuestro trabajo de forma más segura y eficaz, os animo a enviarme cualquier sugerencia al respecto.

Hasta pronto!

Regístrate para realizar comentarios